Lágrimas de un dios plutónico

Lágrimas de un dios plutónico

· · ·

Supongamos. Supongamos que todos nuestros esfuerzos obtienen recompensa. Que el hombre alcanza la suprema potencia sobre la realidad, que descubre las claves del Universo para ponerlo a su servicio, vence a la adversidad y se libra de la amenaza del león y la tormenta, por siempre. Que la economía descorre el secreto de una fórmula infalible hacia el progreso, que la civilización efectúa un salto fuera de las ataduras de la carne, que el riesgo de los choques sociales se desvanece frente a una cura de quintaesencia. Supongamos que el hombre alcanza un estado inmutable de infinita perpetuación, sano para sí mismo sobre cualquier contingencia. Supongamos que nuestros sueños se realizan. Supongamos que tú y yo vencemos al Adversario, que podemos acabar con la genética y derrotar a la muerte, más allá de los nichos naturales, fuera del espacio. Supongamos que tú y yo podemos crear un nuevo mundo del hombre para el hombre, donde reinar supremos por siempre jamás. Supongamos que te ofrezco el trono de alabastro y el anillo del monopolio de la violencia sobre lo real, para ti, hermano. Supongamos que las leyes físicas se colapsen, que podamos sustituirlas a nuestro antojo. Decidir lo que será y lo que nunca habrá sido; lo que haya de ser. Elegir a los elegidos, profetizar el cambio; verlo verificado como pronosticamos. Supongamos que asumimos nuestro verdadero papel, que nos sepamos dioses; que construimos nuestra saeta en la forja. Supongamos que debemos predecir las dificultades; que comprendemos la necesidad del cambio, de la revolución. Pero que no estamos dispuestos a ser reemplazados. Que descubrimos la manera de cambiarlo todo. Sin cambiar nada. Supongamos que institucionalizamos la mudanza epidérmica y la elevamos a la categoría mitológica de lo inmutable. Supongamos que a esta sociedad la llamamos Mundo Libre, donde el crecimiento sea un deber, y la productividad un requisito de la existencia, donde la riqueza nos haga eternos, pero el principio más sagrado sea la libertad. Supongamos que éste es nuestro ansiado futuro de conquista, la realización de nuestros sueños. Supongamos que el pasado no existe y el futuro es hoy. Porque lo que ha ocurrido está abocado a repetirse, porque el futuro es la memoria de lo posible, este lamento sin tiempo ha recorrido la distancia que los separa. En directo, para toda la Humanidad, abre conmigo el libro de bronce y sígueme por este glorioso camino. Baja las luces y escucha este susurro, apártate de los tuyos ahora, haz el silencio. Recoge tu alma en el rincón de los enigmas. Es la hora del gran mediodía.



Descarga gratis el Libro Lágrimas de un dios plutónico de y del Genero · · ·, aqui en bajaebooks podras descargar los mejores libros en formato epub gratis y en descarga directa, recuerda tienes miles de libros en epub en nuestra amplia biblioteca online, todos los libros de bajaebooks son totalmente gratis y podras descargar más libros del genero · · · con tan solo unos simples clicks Te aconsejamos visitarnos diariamente ya que nuestra biblioteca EPUB se actualiza constantemente para brindarte el contenido mas variado de la red con muchos mas libros gratis de No te olvides de compartirnos en las redes sociales asi bajaebooks podra convertirse en la comunidad de libros gratis en formato epub mas grande de la red!
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.