La esclava

La esclava

· ·

Nos encontramos en la brillante España del Renacimiento, pero también en la oscura y cruel época del año 1610, en Sevilla. Maria, una niña morisca, descubre que su padre y su tía siguen practicando la religión de sus antepasados lo que la llevará a vivir asustada por su origen y religión. Vendida como esclava a un pintor sevillano, Anouar Benmalek crea el retrato de una vida llena de humillación y sufrimiento. María, no era en realidad María, su verdadero nombre era Aisha, “pero nos vemos en la obligación de mentir desde el día en que nacemos .... ¿lo comprendes, hija mía?”. Así le contaba el padre de María la triste realidad en la que se veían inmersos. Cuando Felipe II crea “La Pragmática” (medidas para reducir las libertades religiosas de los moriscos), se produce la rebelión de las Alpujarras. María recrea ese contexto cruel en el que vivieron miles de musulmanes que habían permanecido, no lo olvidemos, en nuestras tierras durante ocho siglos, que se dice pronto. “Antes éramos la gloria de este país. Ahora somos el agujero del culo de España y, cristianos o no, tarde o temprano acabarán con nosotros”. Si durante la primera mitad del siglo XVI hubo cierta tolerancia, es a partir de 1568 cuando la situación se recrudece, es el momento en que no sólo el morisco es un mal cristiano sino que cualquiera puede ser un mahometano disfrazado. La única forma de sobrevivir al acorralamiento, vigilancia y desprecio de los cristianos viejos, (aquellos que demostraban una saga indudablemente entregada a la iglesia católica), era mintiendo. Rezaban a Dios durante el día y, a solas, entregaban su alma a Alá. Si tenían que comer cerdo, lo comían; si tenían que llevar a cabo celebraciones con vino, lo hacían también. “Como cerdo en pleno ayuno del Ramadán, bebo todo el vino que me apetece, honro a la Virgen, a Jesús y a todos los santos.” Y así hasta engañar a cualquiera de la devota religiosidad cristiana de todos ellos. Y eso fue lo que hizo María o Aisha, que son la misma persona, la misma hermosa berberisca que acabó estando únicamente segura del poder de su sexo. Son tiempos de todos contra todos, con tal de salvar el pellejo. La Inquisición era temida por todos. “Desconfía hasta de tu propia sombra, María, porque podría denunciarte”.
Las dos primeras partes del libro son magníficas. La lectura te cautiva desde las primeras líneas. El lenguaje que utiliza el autor es crudo y preciso, sin barreras; la descripción de la época y los personajes son tan reales que casi puedes tocarlos y las escenas de sexo, presentes en la novela, son sensacionales.
En la tercera parte, María ya ha muerto y habla desde el más allá, siguiendo los pasos de su hijo Juan, por el que mintió, se vendió y dejó la vida. Quizá el hecho intangible de alguien contactando con nosotros después de su muerte, incluso obsesionada por el sexo a pesar de no estar ya aquí, son cosas que me cuestan creer. Y lo peor es que María-Aisha ni en el más allá consigue descubrir dónde se halla el Ser Creador de todas las cosas. “De repente, he descubierto que no hay Secreto. O, si existe alguno, no presenta demasiado interés, en cualquier caso”. Tanto sufrimiento para nada.



Descarga gratis el Libro La esclava de y del Genero · ·, aqui en bajaebooks podras descargar los mejores libros en formato epub gratis y en descarga directa, recuerda tienes miles de libros en epub en nuestra amplia biblioteca online, todos los libros de bajaebooks son totalmente gratis y podras descargar más libros del genero · · con tan solo unos simples clicks Te aconsejamos visitarnos diariamente ya que nuestra biblioteca EPUB se actualiza constantemente para brindarte el contenido mas variado de la red con muchos mas libros gratis de No te olvides de compartirnos en las redes sociales asi bajaebooks podra convertirse en la comunidad de libros gratis en formato epub mas grande de la red!
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.